Mujer: de la mano con la belleza

Es importante que las mujeres no dejen de lado su apariencia física.

jueves, noviembre 10, 2005

Uñas saludables


Unas manos bien arregladas dicen mucho de la mujer, son parte de su feminidad. Por ello es importante mantener las uñas limpias, cuidadas y bien pintadas todo el tiempo.
Además de la manicura, el largo de las uñas también tiene mucho que ver con la buena presentación de las manos. Unas uñas muy largas se ven desagradables y son muy difíciles de mantener si usted trabaja.
Actualemente existe una gran variedad de productos para el cuidado de las uñas. Igualmente, no olvide que hay cientos de lugares especializados que pueden transformar sus manos en sólo 45 minutos. Pero si el tiempo y el dinero no le permiten un lujo de éstos, a continuación le doy algunos pasos sencillos para mantener sus uñas limpias, lindas y saludables.
Limpia tus uñas con un buen quitaesmalte, aun cuando no las tengas pintadas te ayudará a eliminar cualquier residuo de grasa que haya quedado en ellas. Satura una bolita de algodón con el quitaesmalte y colócala sobre la uña; haz un poquito de presión y deja unos 30 segundos, luego limpia hacia afuera. Si haz aplicado varias capas de esmalte es posible que tengas que repetir el proceso varias veces.
Dele forma a sus uñas. Si están muy largas, necesitarás un corta uñas, pero si el tamaño no es muy largo, bastará con una lima de cartón. Las uñas se deben limar en una sola dirección, hacerlo de atrás para adelante y viceversa contribuirá a que se quiebren y escarapelen. Invierte en una lima de calidad, de lija fina, para que tus uñas queden suaves y no se quiebren o abran. La forma que le dé depende de su gusto y de la salud de la uña. La forma clásica es la ovalada y la más moderna es la cuadrada y no muy larga; de cualquier forma, evita limar los lados o las esquinas, porque afectarán su crecimiento.
Cuide las cutículas. En muchos salones de belleza sumergen las manos en agua jabonada para suavizar la cutícula, pero como en casa no hay mucho tiempo, con una crema suavizadora de cutículas es suficiente. Simplemente aplica la crema en el área y da masajes suaves en la base de la uña y en la uña misma.
Renueve la cutícula. Si tu cuidas las uñas, no hay razón para que tenga que cortarlas. La cutícula cumple la función de proteger la raíz de la uña y la mejor manera de mantenerla bajo control es con una palillo de madera de naranjo.
Usa de nuevo el quitaesmalte para retirar cualquier residuo de la crema para las cutículas y para que la uña quede completamente seca.
Coloca una capa de esmalte transparente sobre las uñas. Esto ayudará a que no se pongan amarillas y a que el color esté intacto por más tiempo, sobre todo cuando se usa un esmalte de tono fuerte. El esmalte de base usualmente tiene ingredientes que ayudan a fortalecer las uñas, además, de que preparan la superficie para un acabado más fino.
Aplicación del color. Elije tu color preferido dentro de los cientos que hay hoy en día en el mercado. Tome en cuenta que para el trabajo se recomiendan colores moderados y para la discoteca o la fiesta del fin de semana, los llamativos y brillantes.
En síntesis, para escoger el color házlo de acuerdo con tus actividades diarias. Para aplicar el color, asegúrate de que el esmalte no esté ni muy espeso, ni muy líquido; tampoco llenes mucho la brocha de esmalte. Aplica una capa partiendo de la base de la uña hacia abajo; primero en el centro y luego a los lados. Si quieres aplicar otra capa, espera a que la primera esté completamente seca.
Una capa selladora. En el mercado hay un producto que se llama top coat o esmalte sellador, que conviene mucho usar porque mantiene las uñas pintadas en buen estado por mucho más tiempo. Es un líquido transparente que también da más brillo al acabado.